Dolor de piernas

El dolor de piernas es otra de las causas por las que más se acude al fisioterapeuta.Y es que las extremidades inferiores se encargan de aguantar todo el peso de nuestro cuerpo, por lo que cualquier lesión o dolor puede ser mayor.

El miembro inferior (la pierna) va desde el hueso iliaco, pasando por el fémur, tibia y peroné hasta el complejo articular del pie. Por lo tanto todos los dolores de piernas están influenciados por todo este sistema óseo con sus respectivas articulaciones, musculatura y ligamentos.

El dolor de piernas es generalizado: normalmente por sobrecargas, por una mala vascularización (varices) o algún pinzamiento del nervio a nivel de la columna vertebral (nervio ciático).

 

Remedios para el dolor en casa

Si el dolor es causado por algún calambre o por sobrecarga, puedes aliviar el dolor desde casa:

• Reposar

Lo primero, cuando se tiene un dolor de pierna y no puedes acudir al fisioterapeuta, es reposar. No fuerces la pierna ya que un calambre o una pequeña sobrecarga pueden convertirse en una lesión más grave. Por ello, cuando tengas algún malestar intenta evitar cualquier tipo de actividad que requiera esfuerzo o hacer movimientos con los que sientas dolor.

• Mantener la pierna en alto

También puede ayudar el mantener la pierna en alto ya que ayudamos a drenar y al retorno de la sangre al corazón.
Como mantenemos la pierna en alto favorecemos la vuelta de la sangre, así podemos ayudar a mejorar la vascularización de la pierna que suele dar problemas de retención de liquidos y varices.
Normalmente alivia mucho mantener la pierna elevada.

• Poner hielo/ Estiramiento

Con los estiramientos podemos conseguir quitar el acortamiento que solemos tener en la cadena posterior de la pierna. También el hielo va ayudar ya que contribuye a reducir la inflamación.

 

Tratamientos de fisioterapia para el dolor de piernas

Pero hay dolores y lesiones que no se pueden aliviar con estos remedios. En estos casos debemos acudir al fisioterapeuta y que nos diga no solo que nos duele, sino que también debemos conocer el origen de la lesión y cómo prevenirlo.

En el caso de dolor en las piernas, el fisioterapeuta ha de tener en cuenta otras partes del cuerpo en el tratamiento. A veces ese dolor puede venir causado por una mala pisada por un esguince de tobillo mal curado en el pasado, o por una mala alineación de la pelvis.

Por ello es importante conocer el origen, para que no tratar únicamente el sitio donde el dolor se encuentra localizado, si no que hay que tratar también el origen del dolor. El miembro inferior aguanta el peso de todo nuestro cuerpo, por eso una lesión o dolor en la pierna es fácil que vuelva si no ayudamos a prevenirla.

El dolor de piernas puede repercutir en el resto del cuerpo, por ejemplo una mala alineación pélvica provocada por una lesión en nuestra pierna puede desencadenar en una escoliosis en la columna. O un esguince de rodilla, al cambiarnos la pisada porque cambiamos nuestra forma de caminar para aliviar el dolor, provoca que el resto del cuerpo compense para adaptarse a esa nueva situación y puede repercutirnos a largo plazo en otras partes de nuestra pierna o incluso en cualquier otra parte del cuerpo.

Por ello, para prevenir esos dolores o esas lesiones que tendemos a sufrir, después de una sesión de fisioterapia es recomendable que nos recoloquen todo el cuerpo, sobretodo la zona inferior, para quitar esas descompensaciones que hemos causado cuando hemos estado sufriendo ese dolor. Así, evitaremos que siga esa descompensación causada por la lesión y que vuelva a producirse con facilidad.

Otras veces esas descompensaciones no son provocadas por ningún tipo de lesión o dolor, sino que simplemente tenemos una mala postura, ya sea por nuestra manera de correr, por cómo nos sentamos, por estar mucho tiempo de pie durante el trabajo… posturas a las que nos vamos acomodando y pueden provocarnos esos dolores, y que también necesitarían de una recolocación de un osteópata para evitar que nos suceda.