Evolución de un paciente de 117kg – Adelgazar Parte 1

¿Se puede adelgazar sin dietas milagro? ¿Se puede bajar de peso cuando hablamos de obesidad? ¿Cuanto se puede tardar en bajar los primeros kilos? Mejor que responder a todas estas preguntas, me he propuesto exponer el caso de un paciente que tenemos en la consulta de nutrición de Natufisio Madrid. Que mejor que ver en un caso real de un paciente de 117kg como va evolucionando y si podemos conseguir los objetivos propuestos en la primera consulta.

Dieta poco equilibrada

Como nutricionista, el mundo de la alimentación y la salud son mi prioridad, pero para la mayoría de los pacientes su prioridad es adelgazar, por encima de los beneficios saludables que pueda traer. Por suerte, la estética y la buena salud van de la mano, y con una buena alimentación y sabiendo que comer, cuándo y cómo podemos conseguir un estado de salud muy bueno que lleva consigo un cuerpo delgado y sano.

Con la obesidad o sobrepeso, el cuerpo humano lleva un deterioro que dificulta la vida. En EEUU, uno de los países más desarrollados, el 70% de la gente es obesa.

Para cualquier persona con obesidad, ya sea muy inteligente o con mucha formación y talento, su vida va a girar en torno a este problema. Claro que no es lo mismo que te sobren 5kg que 40 kg.

Conozco muchísimos casos de gente que hace mucho deporte machacándose horas en el gimnasio y su dieta es baja en calorías y sólo consiguen bajar 100gr y si bajan más a las pocas semanas lo recuperan. Para conseguir objetivos al adelgazar no sólo influyen las calorías y el ejercicio, hay que tener en cuenta a las hormonas comiendo lo que hay que comer y realizando el ejercicio adecuado y coherente.

Se considera sobrepeso cuando el IMC (índice de grasa corporal) está entre 25 y 30, obesidad cuando el IMC es más de 30, más de 35 sería obesidad mórbida y más de 40 requiere atención médica.

 

Factores que influyen

  • Alimentación:

    Importa el qué se come, cómo se come y cuándo se come. Tenemos que conseguir unos óptimos hábitos nutricionales alejándonos de los mitos y la publicidad. No todo lo que escuchamos sobre la comida y los alimentos es verdad.

  • Factor hereditario

    De padres obsesos, hijos obesos. Pero ojo, no estamos marcados por la genética, podemos tener mejor a peor predisposición pero si el antecesor es obeso su hijo será alimentado bajo las mismas normas, condiciones y ambiente del padre.

  • Ejercicio físico

    Una persona que no ejercita su cuerpo y evidentemente hay ingesta de alimento para sobrevivir engorda y lo que es más importante, provoca un desorden en el circuito de la recompensa.

  • Factor emocional

    Problemas personales, estrés, complejos, inseguridades, miedos, etc. Este nivel emocional se trabaja bastante poco en España pero es igual de importante que los demás.

 

El caso de un paciente real

Os presento un caso clínico:  paciente varón de Madrid, 32 años, mide 1.77 y pesa 117 kg. Viene a la consulta con dolor de espalda generalizado, cuello, dolor dorso lumbar, tiene acidez de vez en cuando, diarreas, está hinchado, gases… (muy típico ¿verdad?, seguro que más de uno se siente identificado con estos síntomas). Para acompañar a todo esto, el paciente no ha hecho deporte nunca y tiene ataques de ansiedad por la comida. Hay momentos del día que según él, necesita bajar a comprar a la tienda todo tipo de comida ya sea dulce, salado, snacks… y se come todo.

En su primera consulta en Madrid, le hacemos valoración, diagnóstico y tratamiento y hablamos de cambiar en globalidad para mejorar su estado general de salud, porque si sigue así los dolores de espalda volverán y se cronificarán, como le pasa al 90% de la gente que van al fisio y sólo tiene en cuenta la musculatura y articulaciones.

Empezamos con los cambios del paciente: le hacemos un interrogatorio exhaustivo para saber cómo se ve él, cual es su objetivo final y como se siente. Normalmente la gente tiene una percepción diferente a la realidad y le hacemos entender como debería estar y por qué.

Hacemos mediciones y mandamos entrenamiento personalizado (3 días a la semana) y guía nutricional basándonos en su metabolismo basal. Le explicamos que no va a ser una dieta baja en calorías como normalmente se hace, su guía nutricional está basada en su persona y en sus necesidades y que el ejercicio que va a empezar hacer no es correr una hora o meterse al gimnasio con maquinas o clases colectivas, el ejercicio que va hacer va a ser intenso pero muy efectivo.

Según  las mediciones, el paciente tiene obesidad con un IMC de 37,77, su peso graso es de 47,2 kg (en una persona con IMC dentro de la normalidad su peso de grasa debería ser de unos 15 kg) y su peso muscular es de 23,2 kg (para estar sanos el peso muscular tiene que ser aproximadamente el 50% de peso corporal).

 

El objetivo: ganar 15.8 kg de músculo y perder 39.4 kg de grasa en quince meses.

Después de 21 días, el paciente ha venido a consulta a presentarnos sus mejoras. Esta foto muestra como el 25/5/15 pesaba 117.600 kg, ese día empezó con su nueva rutina y 21 días después, el 15/06/15 se volvió a pesar y la báscula ya marca 106,200kg.  Volvemos a realizar las medidas en la consulta y ahora su peso de grasa es 38,5 kg y su peso muscular es de 24,3 kg.

Peso antes de adelgazarPeso después de adelgazar

Después de volver a medir, el objetivo es ganar 14.7 kg de músculos y perder 30.7 kg de grasa en diez meses.

Realmente lo más importante no es lo que diga la báscula porque lo que marca no es real, el paciente ha perdido grasa pero también está ganando músculo, pero es bueno para la motivación del paciente ver como va mejorando para que sigue con esa rutina.

Las sensaciones son muy buenas, ya no tiene dolores, la acidez ha mejorado, está menos hinchado y se siente mejor en general. La ansiedad con respecto a la comida ha mejorado, está siguiendo muy bien la guía nutricional y hace correctamente los entrenamientos planificados.

Seguiremos escribiendo sobre la evolución de este paciente, al que agradecemos su colaboración para poder compartir con todos su experiencia.

Con esto, lo único que queremos hacer ver, es que la mejor dieta es comer sano, mejor si sabemos cómo y cuándo debemos hacerlo, y llevar una rutina de ejercicio que aunque sea corto de tiempo, sea muy intenso.

Ninguna dieta milagro de las que puedes encontrar por internet hará que pierdas peso en tan poco tiempo sin que lo recuperes después. Y nunca, ¡nunca hay que pasar hambre!

 

 

Ya puedes ver la segunda parte:

– Evolución de cómo adelgaza paciente de 117kg – Parte II

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...Loading...
facebooktwittergoogle_plusmail
Sobre Gema Álvaro

Fisioterapeuta, Osteópata y monitora de pilates nacida en Madrid. Experta en nutrición con Máster en Nutrición y Dietética en la Universidad Complutense de Madrid y Psiconeuroinmunología. Autora además del blog de salud de su propia clínica, Natufisio Madrid.

Conoce mejor a Gema Álvaro en "Conoce al terapeuta" . Su curriculum, experiencia y preparación profesional en los campos de fisioterapia, osteopatía, nutrición y deporte.