Fisioterapia pediátrica

 La fisioterapia infantil es una de las ramas de la fisioterapia más importantes, es la especializada en bebés y niños.

En España todavía no se recurre a este campo de la fisioterapia, lo normal es acudir directamente al ginecólogo o el pediatra. Pero los fisioterapeutas tenemos una buena formación en este campo en el que con tratamientos fisioterapeúticos enfocados a niños podemos ayudar mucho a los menores con lesiones o diferentes dolores.

Lo ideal tanto para los pacientes como para los terapeutas sería una coordinación entre los diferentes profesionales, una colaboración entre fisioterapeutas y médicos con la finalidad de ayudar al paciente lo máximo posible. Porque todos podemos ayudar si estamos juntos y no cada uno por separado y bajo su punto de vista. Y es que si fisioterapeutas y médicos trabajaran juntos, se podrían evitar muchas veces la ingesta de  medicamentos que se hace de manera innecesaria.

Con pacientes tan pequeños hay que intentar buscar tratamientos en los que podamos evitar la ingesta de medicinas, algo que en la mayoría de casos es posible. Y es que la mejor manera de aliviar un dolor es sabiendo de donde viene y tratando el origen de esa lesión, y no con la toma de medicamentos para que el dolor se nos pase a corto plazo, volviendo así en un futuro porque no hemos llegado a tratar la patología que lo produjo.

Igual que la fisioterapia es efectiva en los adultos, también lo es la fisioterapia infantil en los niños.

 

Patologías frecuentes en niños y bebés

Algunas de las patologías más frecuentes, ya sean congénitas, adquiridas o después del parto son:

  • Espina bífida
  • Pie cavo
  • Pie plano
  • Pie zambo
  • Escoliosis
  • Subluxación cadera
  • Autismo
  • Cólicos

También por supuesto, como ya hemos dicho en otras ocasiones, la alimentación es importantísima en los bebés y niños ya que se están desarrollando y con los nutrientes adecuados se pueden evitar muchas de estas patologías.

En la fisioterapia para niños y bebés hay que conocer bien y tener en cuenta los cambios físicos y motores que va sufriendo el bebé a lo largo de su desarrollo. El bebé o niño tienen estructuras más pequeñas que van cambiando, no es un adulto en miniatura como muchos creen.

Algo muy frecuente que tratamos con la fisioterapia infantil son las contracturas congénitas de los bebés.
Estas contracturas se producen en los pequeños limitándoles o modificándoles la movilidad del cuello y cuyo origen es congénito.

Para tratarlo, el fisioterapeuta tiene que relajar la musculatura del cuello (con mucho cuidado, estamos tratando personas recién nacidas o muy jóvenes en pleno proceso de formación) y dando mucho estiramiento para que poco a poco vaya recuperando la normalidad.

Los cólicos también son muy frecuentes y se pueden tratar. Un cólico se define como los llantos que tienen los bebés después de nacer, casi el 80% los sufren. Para tratar estos usamos más la osteopatía pediátrica pero también con la fisioterapia podemos ayudar mucho, tratando a nivel visceral y a nivel del cráneo del bebé.

 

La fisioterapia infantil y el deporte

Cada vez es más normal que los niños hagan deporte, se intenta que lo adquieran cómo un hábito más dentro de su rutina.
A parte de poder así  luchar contra la obesidad infantil que cada año es más preocupante, ayuda al desarrollo no sólo físico si no también el desarrollo cómo persona y el desarrollo social del niño.

Con el deporte se fomenta compañerismo, lealtad, esfuerzo, lucha y competitividad; algo que seguro van a tener que ir demostrando a lo largo de su vida. Y también a nivel físico es importante, ayuda al desarrollo motor, a la coordinación y al equilibrio.

Hoy en día los niños juegan poco en la calle, son más sedentarios Se quedan en casa con la consola o el ordenador y además en la actualidad se come peor que antiguamente: ya no merienda un plátano o un bocadillo de nuestras madres, ahora meriendan una palmera de chocolate y comen bebiendo coca cola.

Es importante desde pequeños moverse e integrarlo cómo algo más del día a día.

Todos esos niños que optan por el deporte como hobbie o afición, cuando sufren algún tipo de lesión necesitan un tratamiento especial. No se puede tratar igual a un niño que a un adulto. Y es que como hemos dicho antes, un niño está en etapa de crecimiento y podemos causar trastornos a largo plazo si no lo tratamos teniendo en cuenta sus características físicas en ese momento, su crecimiento, su edad…

Por ello, la importancia de un fisioterapeuta infantil u osteópata que trate de manera especial a su hijo.