Hernia discal

La columna vertebral está formada por vertebras y por discos intervertebrales (hay un disco entre una vértebra y otra).

El disco está formado por el núcleo pulposo, que es la parte central y el anillo fibroso que es la parte más externa. Este disco tiene como función amortiguar y distribuir las fuerzas que se producen en la columna vertebral. Es aquí donde se produce la hernia discal.

 

Que es una hernia discal

La hernia discal es cuando hay una rotura en la parte externa del disco, es decir, en el anillo fibroso. Cuando se produce esta rotura de la parte externa del anillo, se sale la parte interna (el núcleo pulposo) y esto es lo que conocemos como hernia discal.

Cuando lo que se produce es un abombamiento de ese disco intervertebral se dice que hay una protrusión.

Una de las consecuencias de las protrusiones y hernias discales es el atrapamiento de los nervios que salen de la columna vertebral (es muy común las hernias a nivel lumbar que son las que provocan la ciática, por el atrapamiento del nervio ciático). También puede provocar diferentes dolores de espalda.

Muchos de los pacientes que acuden a nuestra consulta de osteopatía en Madrid, es por sus problemas de espalda y concretamente por hernias discales y ciáticas.

 

Causas de una hernia o protrusión

Las causas que pueden provocar una hernia o protrusión pueden ser muchas y diferentes. Algunas de las causas más comunes son:

  • La postura: Nuestra mala postura puede facilitar este tipo de lesiones. Casi todos hemos adoptado una mala postura dado que pasamos muchas horas frente al ordenador, o no nos sentamos de manera correcta o incluso haciendo deporte puede que nuestra postura no sea la correcta como puede surgir al correr.
  • Por el paso de los años
  • Por cargar peso: cargar mucho peso o hacerlo de manera incorrecta es una de las causas más comunes de la hernia discal en gente joven
  • Por la deshidratación: la deshidratación de los discos provoca este tipo de lesiones, una deshidratación que se puede evitar con una buena alimentación
  • Por deportes o actividades de alto impacto

 

Como prevenir las hernias

Lo mejor para tener una buena salud es prevenir y  para prevenir este tipo de lesiones que se producen en las vértebras como son la hernia o las protrusiones, es importante tener una buena musculatura y plasticidad de la columna vertebral.

Una mala postura afecta principalmente a nuestra columna. Si esta no está en una postura correcta lo normal es que las vértebras tengan más peso en un lado en que otro. Es entonces cuando aumentan las posibilidades de que el disco se vea afectado. Por ello la importancia de mantener una espalda recta, con una buena musculatura.

Para prevenir estas lesiones son muy recomendados actividades como el yoga o el pilates en el que se trabaja la postura corporal. Este tipo de ejercicios ayudan a mantener el equilibrio de nuestro cuerpo y a fortalecer nuestro cuerpo de manera que quede totalmente compensado. Así podemos prevenir muchos otros dolores y lesiones además de las hernias discales.

También es muy buena la natación para prevenir todo tipo de lesiones ya que fortalecemos la mayoría de los músculos, siempre que se haga bien. Si no sabemos nadar correctamente lo que podemos causar son descompensaciones musculares en vez de aprovecharnos de los beneficios de un deporte tan completo como ese.

 

 

Otros dolores habituales que trata la osteopatía

 

Dolor de espalda Dolor de estómago Dolor de cabeza Lumbalgia Ciática Artrosis