Migrañas

Definimos cefaleas como cualquier tipo de dolor de cabeza. Las cefaleas pueden ser primarias o secundarias.

En las primarias no hay alteraciones de las estructuras intracraneales (estructuras que se encuentran dentro del cráneo) y en las secundarias sí que hay alteración en las estructuras intracraneales y son las llamadas lesiones que “ocupan espacio”, se producen por traumatismos o tumores y hemorragias, son mucho más graves que las cefaleas primarias.

El 90% de los dolores de cabeza son primarios y entre esos destacan las migrañas.

Las migrañas normalmente producen dolor de cabeza y cuando alguien sufre de migrañas se produce una alteración del flujo sanguíneo en nuestro cerebro. Es una enfermedad que generalmente limita al paciente y no permite mantener una calidad vida normal.

Generalmente se dan en gente joven y es más frecuente en mujeres que en hombre.

 

Origen de las migrañas

Las migrañas no tienen un origen claro pero sí que hay estudios que demuestran que las migrañas tiene una gran influencia hereditaria. Es muy común que la gente que tiene migrañas tenga algún familiar cercano que también las padezca.

Otro de los desencadenantes de las migrañas según reflejan muchos estudios de prestigiosos neurólogos es el estrés. El estrés y la ansiedad son muy comunes en nuestra vida diaria y difíciles de controlar. Hoy en día, sobre todo en grandes ciudades como Madrid, el que más o menos padece estrés. Pero eso no quiere decir que los que tienen migrañas tienen más estrés que el resto del mundo, si no que son más vulnerables. El estrés facilita que se desencadene una crisis.

Un factor importante para las migrañas también es la alimentación.  Alimentos como el chocolate, el alcohol o la cafeína e incluso el estar mal hidratados perjudica aún más cuando se sufre de migrañas.

Por último hay que hablar también del factor hormonal, es muy normal que las crisis aumenten cuando las mujeres están con la menstruación. La migraña suele empeorar con la ovulación y la ingesta de anticonceptivos orales.

 

La osteopatía y como tratar las migrañas

Gracias a la osteopatía y a la fisioterapia, las migrañas en los pacientes pueden mejorar mucho e incluso llegan a desaparecer en muchos casos, mejorando notablemente la calidad de vida del paciente.

Con  la osteopatía, haciendo una buena valoración de toda la columna cervical, de la base del cráneo y del cráneo y un tratamiento y manipulaciones finas y sutiles podemos devolver esa movilidad pérdida y esa fluidez que provoca que haya alteración en los vasos y arterias que va a irrigar el cerebro, devolviendo así la armonía pérdida. Y es que aunque no se sabe muy bien todavía si las migrañas son producidas por una disminución o aumento del flujo en nuestro cerebro, si sabemos que hay una variación de este. Por ello, la mejor manera es regularlo devolviendo esa estabilidad.

A parte de las manipulaciones y técnicas manuales, es muy importante, controlar el estrés y la ansiedad; ya hemos visto en el apartado anterior que estos dos factores pueden ser desencadenantes de migrañas.

Muchos pacientes mejoran cuando empiezan hacer meditación u otros ejercicios de concentración, con estos conseguiremos evadir el estrés y controlarlo, es muy importante tener el control de nuestro cuerpo para mantener un equilibrio tanto físico como mental.

Tampoco hay que olvidarse de la alimentación que tiene un papel primordial en las migrañas ya que hay ciertos alimentos que alteran la función y son desencadenantes de dolores de cabeza.