Osteopatía ginecológica

El campo de la ginecología es otro de los campos importantes que abarca la osteopatía pero como ya hemos dicho en otras ocasiones, aquí en España todavía la gente no acude a nuestra consulta por problemas ginecológicos.
Los dos grandes tratamientos que se suelen hacer en ginecología son con mujeres embarazadas y el suelo pélvico aunque se puede llegar mucho más lejos tratando ovarios, útero… etc.

La osteopatía ginecológica es otra herramienta más para ayudar a las mujeres con patologías e intentar quitarnos poco a poco esa ingesta de pastillas que cada día es más elevada.

 

Embarazada preparada con osteopatíaEmbarazadas

Cuando una mujer está embarazada a parte de los cambios hormonales que sufre también se producen importantes cambios físicos. Para todo esto necesitamos reequilibrar y desbloquear la pelvis de la mujer, la caja torácica y diafragma y conseguir elasticidad en la columna.

Suelo pélvico

El suelo pélvico es una membrana que es llamada en el mundo de la anatomía como “el diafragma pélvico”, es el encargado de la sujeción de todo el sistema genitourinario. Es fundamental tratarlo, tanto como para fortalecerlo como para quitar hipertonía.

Se puede tratar con muchas técnicas manuales y con ejercicios como los de Kegel y con todo esto se mejoran problemas como las incontinencias urinarias que cada vez son más frecuentes.

Correcta alineación

Hay que conseguir que la mujer embarazada mantenga una buena alineación de la columna vertebral ya que a medida que el feto va creciendo va a ir sufriendo cambios en toda la pelvis y por lo tanto en toda la columna, que será importante que esté bien preparada para adaptarse a estos nuevos cambios.

También se recomienda a las futuras madres hacer pilates para embarazadas para trabajar todo esto de lo que estamos hablando. No solo mejorará tu estado físico y de salud, sino que también ayudará a llevar un parto mucho menos dolorosa y más llevadero.

También existen sesiones de osteopatía para preparar el parto. Hay que ayudar al sacro a colocarse de la mejor manera para que el bebé pueda salir sin sufrir tanto dolor. Un sacro anteriorizado o posteriorizado puede hacer que sea más doloroso, y hoy en día, casi todos tenemos una mala postura y por tanto, es difícil que nuestro cuerpo esté preparado para el parto si no le ayudamos esos meses previos a que se prepare.

Problemas ginecológicos

A parte de los embarazos hay muchas patologías que pueden y deben ser tratadas, por ejemplo los dolores menstruales o la escasez o regulación menstrual. También la osteopatía puede abarcar el campo de la infertilidad.

Los dolores menstruales en mayor o menor medida los padecen las mujeres en cada ciclo menstrual. Un factor fundamental de estos es la alimentación, cuando nuestra alimentación no es la adecuada tenemos acumulación de toxinas que van a desencadenar dolor e inflamación. También es importante no tener bloqueo de sacro, de iliacos y de las vertebras lumbares.

Otro de los problemas comunes es la falta de menstruación o una menstruación muy irregular. Las causa suele ser un problema hormonal (entre otras cosas) y en vez de empezar a tomarnos la píldora como hace el 70% de la población, deberíamos valorar muchos otros aspectos y ver porque hay un problema hormonal, y no tomarnos hormonas que no sólo pueden ser desencadenantes de cáncer de mama si no que también producen muchos más cambios en nuestro cuerpo. Como la mayoría de las cosas recetadas que tomamos, puede curar nuestros problemas a corto plazo, pero causarnos otros problemas a largo plazo.

Hay muchas más patologías ginecológicas que la osteopatía puede resolver, estos sólo han sido unos pequeños ejemplos. La osteopatía es una alternativa a la medicina tradicional que puede ayudarnos a mejorar nuestra salud ginecológica de manera saludable, sin recetas ni pastillas.