¿Por qué no adelgazo?

Adelgazar con nutriciónEl 90% de las dietas fracasan, algo que en cualquier otro trabajo sería inaceptable pero en nutrición parece que todo vale.

El problema de las dietas es que los médicos y nutricionistas convencionales mantienen en su discurso que para adelgazar hay que ingerir pocas calorías y quemar más energía, es decir, comer menos y moverse más. Si esto fuese tan simple sería muy fácil adelgazar, simplemente comiendo menos adelgazaríamos (mucha gente come poco y no adelgaza ni un gramo y otros comen mucho y no engordan).

Esto se creía antiguamente pero hoy en día sabemos que todo es mucho más complejo porque hay que tener en cuenta las hormonas, igual que cuando hablamos de como ganar músculo.

Si disminuimos la ingesta calórica el metabolismo se ralentiza porque el cuerpo cree que está pasando algo y tiene que “reservar”, por esto cuando hacemos la típica dieta baja en calorías lo normal es que al poco tiempo de empezarla el cuerpo se auto regule y en unos meses vas a volver a tu peso inicial y encima como hemos ralentizado el metabolismo acumulamos más grasa y es lo que se llama efecto rebote.

 

 

La digestión

Los macronutrientes que tienen los alimentos son proteínas, hidratos de carbono y lípidos (grasas). En la digestión las proteínas se degradan en aminoácidos, los hidratos en glucosa (si, todos los hidratos de carbono al final de la digestión se convierten en azúcar) y los lípidos en ácidos grasos.

La digestión empieza en la boca, cuando entran los alimentos empiezan a producirse una serie de procesos, se empiezan a segregar enzimas. Con la saliva empezamos a degradar almidón(hidratos de carbono)en porciones más pequeñas. El resto de los macronutrientes pasan al esófago y de ahí directamente al estómago.

En el estómago, el ácido clorhídrico es el encargado de la degradación sobretodo de ciertas proteínas. Ahí se forma el bolo alimenticio, una mezcla de todos los nutrientes que gracias a los movimientos de estómago (movimientos peristálticos) pasa al intestino delgado.

Es en el intestino delgado donde se produce el resto de la digestión, los productos obtenidos pasan al torrente sanguíneo y de ahí al hígado (de aquí la importancia de un hígado en perfectas condiciones).
Todo esto está regulado por enzimas digestivas sobre todo procedentes del páncreas y de hormonas, para este post nos centraremos en las hormonas.

Fruta y verdura para adelgazar

Todo lo que como me engorda

Las hormonas que más nos interesan para abordar este tema son la insulina (a muchos os sonará de temas como la diabetes) y la leptina.

– La insulina: Esta hormona está segregada por el páncreas y es la encargada de captar la glucosa para llevarla a los diferentes tejidos. La glucosa (el azúcar procedente de los hidratos de carbono) en sangre es tóxica porque se carameliza, por eso inmediatamente cuando comemos el páncreas libera la insulina que capta esta glucosa y la lleva al interior de nuestras células. La insulina es la encargada de bajar los niveles de glucosa en sangre.Como generalmente comemos mucha cantidad (entra mucha glucosa al cuerpo) y muchas veces al día (volvemos a meter glucosa al cuerpo) la insulina de agota, lo que se llama resistencia a la insulina.

Como tenemos ese agotamiento de insulina y el azúcar no se puede quedar en la sangre porque como ya hemos dicho es tóxico, ese azúcar va a la grasa: de aquí la típica frase de “como cualquier cosa y me engorda” y es normal porque todo lo que comes va a la grasa porque tu insulina no funciona bien.También hay que saber que cuando tenemos picos altos de azúcar (con grandes cantidades de comida) la insulina provoca unos picos muy bajos de azúcar en sangre y podemos llegar a tener mareos, depresiones y alteraciones a nivel general en nuestro cuerpo.
– La leptina: La leptina es la hormona encargada de decir a nuestro cerebro que tenemos los depósitos llenos y por lo tanto que no necesitamos comer más. Es la encargada del control del apetito y del metabolismo.

Normalmente comemos por sociabilizarnos, es decir, por ejemplo en el trabajo tenemos una hora libre a las dos de la tarde, pues a esa hora comemos (y comemos todos aunque no tengamos hambre) y encima comemos primero, segundo y postre hasta acabarnos el plato. No sabemos controlar cuando estamos saciados, cuando nuestros depósitos están llenos y no necesitamos más comida. Cuando esto falla y picoteamos o comemos en exceso es lo que se llama resistencia a la leptina.

Entonces, ¿cómo adelgazo?

Fácil, regulemos nuestras hormonas. Comamos menos azúcar y comida de más calidad porque los edulcorantes, pesticidas, conservantes también influyen en nuestra insulina, también dejemos al cuerpo que nos diga cuando tenemos que comer, cuando tenemos que reponer esos depósitos que están vacíos. Esperar a que tengamos hambre y no hacerlo por ser la hora de comer o por que lo hagan los demás.

Hay que controlar la ansiedad y esa obsesión que tenemos por la comida, hay que comer cuando lo necesitamos.

Para ayudar a regular esto es fundamental también el deporte porque va a producir un gasto de esos depósitos y nuestra leptina va a pedir comida al cerebro.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votes, average: 3,60 out of 5)
Loading...Loading...

 

facebooktwittergoogle_plusmail